No Consigo Vaciar El Cubo De La Ropa Sucia.

No Consigo Vaciar El Cubo De La Ropa Sucia.

Cuando me dijeron que mi primer hijo iba a ser una niña lo primero que hice fue ir a comprarle ropita. Ahí empezó el primer dilema; qué talla comparle: la 0? la1? la1-3 para poder aprovecharla?

Las posibilidades de las niñas son infinitas. Nicole ha ido creciendo y con ello su armario. Es muy coqueta( la “culpa” en gran parte es mía) y tan pronto va como un repollo como en plan rockera.

Por otro lado esta Liam,en el predomina la ropa sport. No se si es porque es chico, o porque es “bebe” y ya no recuerdo lo que es o porque finalmente es un marranito. No se el tuyo, pero él se mancha CONSTANTEMENTE. Se quita el babero a la par que se restriega la cara, llega la hora de las comidas directamente le pongo una de esas camisetas que ha sido imposible “restaurar” tras 4 lavados , 3 remojos y 2 “frotamientos”(no te desvíes, hablo de lavar ropa…jajaja).

Salimos al parque y da igual si no hay arena, ya habrá algo para ensuciarse el 2º modelito del día!!Digo el 2º porque el primero ha sufrido fugas de pañal….

Llegamos a la noche y el pijama tampoco se libra porque ha decidido tirarse el biberón por encima!!

Conclusión que paso el día poniendo lavadoras, tendiendo y recogiendo ropas. Y porque no plancho mas que lo imprescindible es decir, vestidos con volantes y camisas recias.

No se tu pero yo no consigo dejar el cubo de la ropa sucia vacío.

Cuando era pequeña no me gustaban los uniformes, nunca he llevado pero ahora que soy madre lo agradecería. Seguramente necesitaría 2 iguales pero el ahorro de espacio en el armario,dinero y el tiempo en coladas lo compensaría. Y lo digo yo que adoro verla tanto con un vestido pijo como con unas botas camperas…

Y a ti te gustaría ver vacío el cubo de la ropa sucia??

Leave a Reply